sello de boda personalizado

Siempre supe que el día de mi boda habría un toque handmade, un pedacito de lo que soy yo. Siempre me ha gustado dibujar, realizar complementos… y aprender cosas nuevas. La boda me permitía salsear con materiales y objetos que hasta entonces no había realizado pero para mi eso era una diversión mas. Pero como una boda es de dos, primero había que convencer a mi chico, el sabe de mi pasión por las manualidades por lo que acepto. Aunque tal y como he podido comprobar más tarde, en un principio no supo donde se metía. Lo primero que decidí crear fueron las invitaciones ya que con este detalle es como anuncias que te casas. Además de las primeras cosas que hay que hacer cuando sabes que te casas es hacer un listado de invitados, de ese número dependen muchas cosas (las invitaciones, los detalles, el número de mesas del banquete…) y nosotros teníamos que hacer unas 75 invitaciones por lo que sabía que exigía tiempo hacerlas de una en una.

Una de las razones para hacer por nuestra cuenta las invitaciones era que a mi me apetecía realizarlas y otra era que quería que fuese diferente a las demás. Tras mirar por internet diferentes invitaciones vi la siguiente que es la que me sirvió de inspiración para la mía.

Ejemplo de invitación de boda
Fuente: http://selfpackaging.es/i2210m07-caja-con-pomp%C3%B3n-para-invitaci%C3%B3n-de-boda-411.html

En mi caso pedí hacer un sello a Studio Cuatro con nuestros nombres, la fecha de nuestra boda y los toldos de zarautz que tanto me gustan. Solo tienes que ver como pinté mi capazo. Diana, la encargada de hacer nuestro logotipo fue super maja. Al principio le envié los textos y la imagen de los toldos de Zarautz y al poco tiempo ya tenía un primer diseño. Tras verlo, mi chico y yo decidimos hacer varios cambios que Diana captó al vuelo. En poco tiempo tiempo teníamos el diseño realizado y nos lo enviaron a casa. Un detalle que me gustó mucho es que Diana me avisó del envío, preocupándose si había llegado o no.

¡Aviso a navegantes! Según me contó Diana el blanco es el color mas dificil para sellar y lo pude comprobar en mis propias carnes. Me cogí varios cartones y mínimo tenía que realizar 20 pruebas para coger el tranquillo a eso de sellar en las cajas. Primero sellé las cajas y luego las monté (que creo que es lo más sencillo).

Y por ahora os dejo con la miel en los labios, pronto os enseño como quedaron las invitaciones.

 

Entradas relacionadas:

5 Comments on Mis invitaciones de boda, el sello

    • Hola Celene! No me acuerdo muy bien cuanto me costo el mío, creo que entre 30 y 50 euros. Aun así depende del tamaño y el trabajo que suponga el sello. Lo mejor es que pidas presupuesto. Un saludo

1Pingbacks & Trackbacks on Mis invitaciones de boda, el sello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *