detalles de boda personalizados vasos grabadosHace algunos meses os mostré 5 detalles de boda hechos a mano que además de ser originales me parecían que tenían un uso posterior. Esta vez en los detalles que regalamos el día de nuestra boda en vez de tener un poco más de mi (por eso de ser hecho a mano) tenía un poco más de mi marido que trabaja en la hostelería. El también se merecía su protagonismo y cuando pensamos en este detalle nos encantó, ya que además de parecernos original eran detalles de boda personalizados, con nuestro toque.

Primero empezaré por el packaging. Queríamos algo que continuase con la estela de las invitaciones por eso cogimos cajas de Selpackaging que permitiesen introducir nuestros detalles. Me encanta el nombre: caja feliz. Al igual que en las invitaciones pegamos el sello en 140 cajas, os aseguro que después de esto tengo el brazo derecho más desarrollado que el izquierdo. Estas cajas son un poco más difícil que montar que las anteriores pero una vez que le coges el callo es fácil.detalles de boda diy personalizados

Después compramos algunas hojas plateadas y una troqueladora, para escribir en ellas el agradecimiento. Truco: Si quieres aprovechar al máximo el espacio de una hoja, en vez de troquelar con la troqueladora en su posición normal, hazlo del revés. Así podrás ajustarlo al máximo y sacar más provecho a las hojas.

En cuanto a los detalles que regalamos, lo tuvimos bastante claro desde el principio. Queríamos que fuese algo que no se regalase siempre pero que a la vez los invitados no lo tirasen a la basura nada mas llegar a casa o lo dejasen cogiendo polvo en sus estanterías. Mi chico trabaja en la hostelería y tuvo la original idea de regalar vasos de sidra. En su trabajo tienen vasos grabados con el nombre del local por lo que ¿Por que no regalar vasos con el logotipo de nuestra boda?

Le escribí a Diana de Studio Cuatro para pedirle la imagen del sello que nos había hecho para las invitaciones. Le expliqué el motivo y nos lo envió sin ningún problema. Esta es una manera nueva de sacarle provecho al sello de la boda.  Una vez que teníamos la imagen se la enviamos a Narrika Grabatuak y nos realizaron una prueba. Tras verlo en vivo y en directo nos encantó mas de lo que pensábamos y en poco tiempo nos realizaron todos los vasos que le pedimos.

La única pega que le pude encontrar el día de la boda fue su tamaño, sobre todo a la hora de repartir los regalos. Menos mal que en nuestro restaurante nos ayudaron prestándonos unos carros que tenían y pudimos hacer el reparto gracias a los carros y a nuestros queridos primillos pequeños. A los cuales recompensamos con unas bolsas de gominolas.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *