como convertir un cuaderno feo en bonitoAhora que tenemos el teléfono móvil parece que ya no hace falta apuntar los números de teléfono en ninguna parte. Pero después tengo casos de conocidos que se les ha estropeado el teléfono y han tenido que pasar varios días intentando recuperar los números. A mi me suele gustar tenerlos apuntados, por lo menos los que más utilizo. Además de los fijos de familiares y amigos, que son los que más consulto a la hora de llamar del fijo de casa. Pero cuando fui a renovar mi agenda de teléfono me encontré que no encontraba ninguno de mi gusto, todos eran muy simples y nada bonitos. Pero eso tiene una fácil solución.

Me hice con una de esas agendas, dispuesta a traérmela a casa y realizarle un cambio de look al más puro estilo televisivo. Tendría un antes y un después. Lo primero que se me paso por la cabeza fue recubrirlo con washitape, ya tengo una pequeña colección y estaría guay tener una agenda multicolor.

agenda telefono

Pero al rato me acorde del libro con papeles que me compré en Arteka. Estoy intentando dar mir primeros pasos en el scrapbooking, lo malo es que me falta tiempo. Bueno, al lio. La cosa es que tengo un monton de papeles la mar de preciosos y quería darles un uso. Ya me habían dicho en Arteka que además que para scrapbooking estos papeles tienen más usos.

Escogí un papel bonito y corte dos trozos del mismo tamaño que la tapa pero añadiendo un centimetro en cada borde. Exceptuando el borde que está más cerca de la parte de donde se dobla, ya que esa parte no iría forrada. Como la tapa de la agenda tenía un toque de brillo, por si acaso decidí pegarlo con cola blanca.

Consejo molón: para que las esquinas te queden bonitas recorta un mini cuadrado tal y como ves en la imágen.

como dejar los bordes bonitos

Después quise colocar otro papel para poder escribir en la portada. Se me ocurrieron dos opciones y me quede con la más pequeña ya que no creo que escriba más de: agenda telefónica.

scrapbooking

Estoy encantadisima con el resultado, es increíble como un papel puede convertir una agenda aburrida en una preciosura a la cual no puedo quitarle el ojo. Me ha gustado tanto que ahora solo sueño con comprar cuadernos feos para convertirlos en boniteces dignos de un mundo pinterestiano.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *